MASAS SALADAS

Se ha dicho que…
«¡Todo lo que es bueno en realidad, es malo, engorda o es pecaminoso!»

Esta es una verdad innegable, pero cuando nos golpea duramente el impacto de un plato de pasta, con el atractivo de un jugo fragante, ¿Quién se resistirá?
Parece que el buque insignia de las amas de casa en Sao Paulo, por ejemplo, es millonario en carbohidratos y vitamina E. Muertos de envidia, damos cadera, cadera, hurra a las personas delgadas, que pueden abusar de estos u otros platos. calorĂ­as, sin la menor preocupaciĂłn de engordar.

Algunos consejos

  • Siempre que hagas una masa salada, haz un agujero en el medio de la harina de trigo y vierte los huevos, manteca, mantequilla, margarina, etc. AsĂ­ que haz una crema con estos ingredientes, luego agrega el resto de la harina de trigo. Esto evitará que la masa se salpique con huevo.
  • Todas las masas saladas de horno deben contener más mantequilla o grasa que agua. El agua endurece la masa para hornear. Con la masa para freĂ­r, haz lo contrario: más agua que aceite o mantequilla, que manteca o margarina.
  • Para masas saladas que contienen yemas de huevo y mantequilla o margarina que no se desmoronan, use mantequilla frĂ­a y margarina a temperatura ambiente. Trabajarlos muy bien, para que se mezclen con el resto de ingredientes. La masa se adelgazará.
  • Si los pasteles están demasiado dorados en el horno sin estar completamente cocidos, cĂşbralos con papel impermeable y dĂ©jelos terminar de hornearse.
  • Al sacar un plato o molde refractario del horno, colĂłquelo sobre leña seca. No coloque mármol o cemento, ya que la diferencia de temperatura podrĂ­a hacer que se agriete.
  • No coloque nunca un molde refractario (barro, vajilla, pyrex, etc.) directamente sobre el fondo del horno, ya que allĂ­ el calor es más fuerte y agrieta o rompe dichos moldes. ColĂłcalos en la parrilla o bandeja que viene con tu estufa.

PIZZAS